ENTREVISTA MINUTO COLOMBIA

200 toneladas de cascarillas de café están siendo aprovechadas para producir vasos biodegradables

En entrevista para Minuto Colombia, Juan Carlos Posada, investigador del proyecto, nos explicó los alcances de esta iniciativa.
martes, 26 de octubre de 2021 · 13:45

Según datos oficiales de la ONU, en el mundo cada año se producen 400 millones de toneladas de plástico, de las cuales solo el 9% llega a reciclarse. Algunos de los productos que más se usan de este material son los vasos, de los cuales se estima se consumen unos 500 mil millones anualmente, lo que está destruyendo el medioambiente.

Por ello, un grupo de investigadores en Antioquia encontró que a base de cascarillas de café se podían producir vasos biodegradables. La idea nace en el Instituto Tecnológico Metropolitano de Medellín (ITM), desde la Liga de Manufactura Sostenible, donde hace alrededor de 6 años vienen trabajando para hacer una valorización de diferentes residuos de naturaleza orgánica, a fin de darles una nueva vida útil y reincorporarlos a la  cadena de valor.

Juan Carlos Posada, investigador y docente del ITM. Foto: cortesía ITM

A partir de estos estudios, el Instituto y sus profesionales realizaron una alianza estratégica con Colcafé para dar respuesta a una necesidad que tenía la empresa, darle una mejor disposición a residuos como la cascarilla de café, que salen de su producción, como explica en entrevista exclusiva para Minuto Colombia Juan Carlos Posada, docente e investigador del ITM.

El Instituto, aprovechando su experiencia en el tema y al contar con la capacidad de darle un nuevo uso a los residuos de la producción cafetera, encuentra que se podían crear vasos biodegradables a base de cascarillas de café, proyecto que actualmente posee una patente de invención.

El plástico es uno de los mayores contaminantes en el mundo

Colcafé particularmente apoya esta novedosa y sostenible iniciativa desde la innovación, tecnología y financiación. Además, ahora desarrollan una fase de escalamiento industrial para lograr la comercialización de este producto en Colombia y otros países.

Posada le explicó a Minuto Colombia que en este proyecto también participa un semillero de formación, donde están vinculados estudiantes del ITM, quienes han sido parte fundamental dentro de la investigación.

Una vez los estudios fueron realizados, los científicos encontraron que obteniendo la celulosa de la cascarilla de café, mediante la aplicación de vapor, esta logra un nivel de aglomeración y compactación, lo que permite producir los vasos. A través de este proyecto se reutilizan unas 200 toneladas de cascarillas de café y se reduce la utilización de vasos de plástico, los cuales se estima que solo en una ciudad como Medellín llegan a ser 5.000 millones al año.

Los vasos son amigables con el medio ambiente. Foto: cortesía ITM

Por ello, este proyecto tiene un gran impacto medioambiental, reduciendo no solo el consumo de plástico en el país, también los niveles de contaminación que este genera en los ecosistemas del territorio. Además de que el vaso es hecho a base de residuos naturales, también es compostable; esto quiere decir que al momento de ser desechado se puede convertir en abono orgánico.

“Para que un producto sea compostable tiene que haber unas condiciones de humedad y temperatura, para que puedan interactuar la parte microbiana y atacar la estructura y hacer toda la descomposición, como cualquier material vegetal. A este producto ya se le hizo ese estudio, y estamos garantizando que en menos de 40 días ya tiene una compostabilidad por encima del 95%”, expresa el profesor en entrevista para Minuto Colombia.

Adicionalmente, los vasos son reutilizables, pues alcanzan una larga vida útil. Soportan frío y calor, son lavables y se pueden usar con cualquier tipo de bebida. Además este proyecto también tiene un impacto social, dado que se benefician las familias caficultoras, ya que lo que antes era un residuo ahora les genera un valor agregado, lo que les permitirá tener un ingreso económico adicional.

Actualmente el proyecto se encuentra en fase de producción industrial a fin de ser comercializado en el país, para lo cual Colcafé está realizando toda la validación tecnológica para tener una producción a gran escala y, de esta manera, tener este innovador producto en el mercado el próximo año.

Los vasos serán comercializados en todo el país para reemplazar el vaso de café convencional. Foto: cortesía ITM

Para ello, la propuesta ya cuenta con la patente de la Superintendencia de Industria y Comercio, y así mismo se está tramitando la patente en Estados Unidos para que los vasos puedan ser comercializados en este país, también a partir del 2022, aprovechando además las diferentes franquicias que tiene Colcafé a nivel nacional e internacional.

Aunque de momento solo han producido vasos, prevén elaborar otro tipo de productos, en especial empaques para alimentos a base de cascarillas de café y otro tipo de residuos de origen natural, investigación que se encuentra en proceso para dar soluciones que generen valor a la empresa privada, a la ciudadanía y el medioambiente.

La empresa privada financia esta iniciativa. Foto: cortesía ITM

Si bien como cualquier investigación lo más desafiante ha sido lograr obtener los recursos para garantizar la sostenibilidad del estudio, el apoyo de la empresa privada y del ITM ha sido fundamental para lograr llevar a cabo con éxito esta novedosa iniciativa.

Por otro lado, este proyecto logró llegar al reality de Discovery “El Gran Inventor”, por medio del cual se muestran los casos exitosos en invención que se están generando a nivel nacional, dando a conocer todo lo que hay detrás de cada investigación a fin de promover y difundir los proyectos en el exterior. Entre alrededor de 100 propuestas que hicieron parte de la convocatoria inicial, 6 fueron elegidas para participar en el programa, una de ellas fue este proyecto. 

El mundo necesita productos más sostenibles y amigables con el medioambiente

Para Juan Carlos formar parte de esta iniciativa ha sido muy importante, como confesó en entrevista para Minuto Colombia, “es gratificante para uno a nivel de investigador. Saber uno que en cierta forma, así sea muy poquito, está aportando su granito de arena en función de hacer este mundo un poco más viable en todo lo que es la sostenibilidad, eso le da a uno ese grado de satisfacción”.

Esta iniciativa además llega en un momento en el que el país empieza a regularizar los plásticos de un solo uso, especialmente en el sector empresarial, pues a Colombia y el mundo les urge frenar y reducir los efectos del cambio climático, donde disminuir la contaminación plástica es una de las mayores preocupaciones.

Se estima que 13 millones de toneladas de plástico terminan en el mar cada año

Desde el ITM también vienen desarrollando otros proyectos, especialmente con el caucho natural a fin de darle una mejor viabilidad, pues es uno de los cultivos con mayor relevancia en el país. En consonancia, están trabajando en gestión en el uso racional de la energía en procesos de manufactura y la optimización de diferentes residuos como el cuero, cascarilla de arroz, entre otros para reincorporarlos a la cadena de valor.

Por ello el llamado del docente, reconociendo las dificultades que tienen proyectos investigativos como este, es persistir, resistir y nunca desistir, pues solo así quienes se encuentren en este tipo de iniciativas lograrán encontrar soluciones para potencializar las innovaciones que se estén desarrollando y obtener productos o propuestas que tengan un valor agregado, un impacto social y ambiental, contribuyendo a generar el cambio que tanto necesita el mundo.

Otras Noticias